miércoles, 20 de diciembre de 2017

Desafío 30 días; día 20: algo feo del rol


20.- Cuéntanos algo feo relacionado con el hecho de ser rolero.

Como leí por ahí, lo peor de un hobbie son sus aficionados.  Pues eso.

Es la parte desagradable de participar en el fandom en cierta medida. Supongo que para muchos, la actitud tóxica, prepotente, insultante o conflictiva, maleducada, irrespetuosa, destructiva o infantil de ciertos sectores, entre sus compañeros de afición, se las traerá al pairo.

A mi, depende del día, me resbala más o menos, todo sea dicho. Pero hace del hobbie, que es poco más que un juego de mesa cuyo fin último es divertirse,  algo mucho más feo. 

Especialmente porque un cierto tipo de aficionado, obtiene gran placer onanista vertiendo sus heces sobre los gustos ajenos y sobre el resto de aficionados.
Esa falta de empatía refleja la falta de madurez de ciertos sectores hobbie. No olvidemos que es un pasatiempo que muchos empezamos a jugar de adolescentes. Parecería que el tiempo se ha detenido para algunos aficionados.

Cuando una parte de los aficionados "digievoluciona" y se convierte en parte de la industria; creadores, editores, reseñadores, estrellas "medíaticas" de youtube, gurús de medio pelo, etc..el resultado a veces resulta en una combinación explosiva, pero que acaba polarizando el fandom y haciendo de el una caricatura de si mismo.

No hay nada como apartarse de ciertas redes sociales, foros de discusión y jornadas de reuniones subversivas, para obtener una bocanada de aire no viciado, fresco y reírse en la distancia de estas cuestiones tan comunes en muchas aficiones que han derivado en un fundamentalismo de salón preocupante.

Por suerte, jugar al rol, no exige participar en dichos foros y puede hacerse, como muchas otras cosas, de espaldas a los rebuznos.

Como decía en la anterior entrada, se puede agradecer al rol su componente de actividad social grupal y lúdica. En el otro lado de la balanza, es el componente social lo que puede hacer que uno se aparte del rol, y de ciertos compañeros de afición, cuando las habilidades sociales no llegan a unos mínimos.

2 comentarios:

Yop, La Torre de Ébano dijo...

No te creas que sólo en las redes abunda el horror. De hecho, esa es la principal razón por la que evito las jornadas y todo tipo de actividades análogas. Como regla general, no me gusta la gente de este mundillo.

Bester dijo...

creo que estoy igual que tú. Parece que este hobbie atrae a tanto inadaptado social como cualquier otro, sea fútbol o coches, etc...