viernes, 15 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 días; día 15: sorpresas en el rol



15.- Un juego que compraste e inesperadamente te sorprendió para bien.

Un juego que compré recientemente y me sorprendió para bien, en un primer momento,  fue Mutant Year Zero. El género postapocalíptico me parece que da bastante cancha en la mesa de juego.

La propuesta de los suecos de Free League y Modiphius me sorprendió gratamente en su primera lectura por incorporar lo que echaba de menos en el juego indie Apocalypse World: algo más de concreción en la propuesta de la ambientación y una metatrama de fondo que en AW quedaba en manos de la improvisación de la mesa.

Esta propuesta de MYZ venía en forma de mezcla de la rapidez de la creación de personajes y estereotipos de los juegos indies y el sandbox al más viejo estilo de la vieja escuela emparentada con D&D y los retroclones.
El arte y casi todo en el juego me pareció muy evocador. En el sentido de querer jugarlo cuanto antes.

Luego, más tarde, cuando me paré a leerme las reglas en detalle  y pensar como, siendo director de juego, se podría armar una sesión inicial y las siguientes ya me pareció todo peor organizado, menos coherente, más deslabazado. Una propuesta interesante pero que no terminada de ver en mi cabeza funcionándome bien en la mesa de juego.

Todo son especulaciones. Solo lo he jugado una vez, como jugador, en una sesión en la que apenas raspamos el sistema y las posibilidades de exploración sandbox que ofrece. 
Probarlo a fondo me queda pendiente. Con todo, como digo, fue una grata sorpresa en un principio, pero luego volvió a algo más neutro, cuando me imaginaba el resultado.

Volviendo al pasado, una para mi sorpresa mayúscula en el rol fue descubrir las posibilidades del hobbie fuera de las mazmorras en la caja azul de D&D.



No hay comentarios: